PROPIEDADES Y DATOS DE LA MADERA DE KIRI.

8 DATO
SOBRE EL KIRI.

1 EXTREMADAMENTE LIGERO

Con un peso de unos 270 kg/m³, el kiri es más ligero que la mayoría de las maderas. Como comparación: el roble pesa unos 770 kg/m³, el haya 720, el pino 480 y el abeto 450 kg/m³. Esto ahorra costes de transporte y de energía.

2 MUY RESISTENTE

Gracias a su estructura celular en forma de panal, el kiri es muy resistente y estable en relación con su peso.

3 ALTA ESTABILIDAD DIMENSIONAL

El kiri se caracteriza por un comportamiento de hinchamiento y contracción extremadamente bajo. Esto hace que sea la primera opción en entornos con niveles de humedad cambiantes.

4 AISLAMIENTO

Solo 0,09 W/mK: el kiri almacena mucho aire en sus vacuolas y, por tanto, aísla más del doble que el roble o el haya.

5 RESISTENTE A CUALQUIER TEMPERATURA

Las pruebas realizadas durante varios meses por el Instituto Burckhardt de la Universidad de Göttingen para determinar la estabilidad dimensional frente a la intemperie proporcionaron la prueba: No se agrieta, no se ahueca y no se deforma.

6 ES PIRORRETARDANTE

El kiri empieza a quemar a más de 400 grados Celsius, el pino a 225 grados y el roble a 260 grados.

7 CASI NO TIENE NUDOS

El buen cuidado de los árboles kiri durante su crecimiento permite que el surtido sea completamente libre de nudos. La delicada veta y el tacto suave tan agradable lo hacen muy atractivo.

8 FÁCIL DE TRABAJAR

El kiri no se astilla y es fácil de trabajar manual y mecánicamente, absorbe fácilmente los esmaltes y las lacas y es muy fácil de encolar.

UN MATERIAL
PARA LOS MÁS
ECOLOGISTAS.

SOSTENIBLE, RESPETUOSO CON EL MEDIO AMBIENTE, BUENO PARA EL CLIMA: EL KIRI NOS AYUDA A DEJAR A NUESTROS HIJOS UN ENTORNO EN EL QUE MEREZCA LA PENA VIVIR. SEIS DATOS ECOLÓGICOS SOBRE ESTA MADERA EXCEPCIONAL.

El kiri acumula mucho CO2.
El kiri es un árbol climático. Cada año puede retener hasta 35 kilogramos del gas climático CO2 de la atmósfera. Esto supone hasta 40 toneladas por hectárea y año, cuatro veces la capacidad de CO2 de un bosque mixto. Esto se debe principalmente a sus grandes hojas, que pueden alcanzar un diámetro de hasta 1,20 metros. El CO2 permanece unido a la madera incluso después de que el kiri se haya procesado. De este modo, contribuye de forma sostenible a la protección del clima.

El kiri conserva los bosques naturales.
Cultivamos el kiri en plantaciones fuera de los bosques. De este modo, complementamos la población original de árboles en lugar de destruirla, y contribuimos a reducir la presión de uso sobre los bosques naturales. El kiri también es una alternativa real a las maderas tropicales: entre otras cualidades, es tan ligero como la balsa y tan resistente a la intemperie como la teca.

El cultivo del kiri es sostenible.
La madera de KIRITEC siempre procede de fuentes sostenibles. Todas las zonas de cultivo cumplen la legislación europea, que es altamente estricta. Como planta pionera, el kiri no requiere suelos especialmente ricos en nutrientes. Por el contrario, su cultivo mejora ecológicamente las tierras agrícolas. Sus grandes hojas se convierten en un humus rico en nutrientes. Además, las plantaciones proporcionan un hábitat protegido especialmente para las abejas y otros insectos.

El kiri conserva el equilibrio del agua.
Como el kiri crece tan rápidamente, no solo se necesita menos tiempo sino también menos agua para producir una determinada cantidad de madera. Como cultivo de raíz de corazón, el kiri se caracteriza generalmente por una eficiencia relativamente alta en el uso del agua, por lo que consume menos que muchos otros cultivos.

El kiri vuelve a crecer.
El kiri es el árbol de hoja caduca que más rápido crece en todo el mundo. En su primer año, el árbol puede crecer hasta seis metros y producir tanto volumen de madera como un roble en una décima parte del tiempo. Sus ciclos de cosecha son cortos en comparación con otros árboles: el kiri se puede cosechar por primera vez tras tan solo cinco años. Pasados diez años, alcanza una altura de 12 a 15 metros y un diámetro de hasta 40 centímetros. Mientras que otros árboles solo se pueden cosechar una vez, el kiri vuelve a brotar después de la cosecha. Y lo hace durante muchas generaciones seguidas.

El kiri hace ahorrar dinero y energía.
La madera ligera hace que se ahorre dinero y energía en su camino desde que se planta, hasta que llega a nosotros y después a su casa. Esto se debe a que el espacio de carga del camión se puede aprovechar al máximo sin superar el peso total permitido. Y cuanta más madera se pueda transportar, menos habrá que conducir, repostar y emitir CO2.